web analytics

Prioritario, proteger economía familiar en Ley de Ingresos y Presupuesto 2017

0
187

Sin duda México vive uno de sus peores momentos de crisis económica en décadas, con el dólar cada vez más caro y el peso devaluándose en cerca del 50%, con los precios del petróleo a la baja, desempleo o empleo mal pagado, un endeudamiento que roza los nueve billones de pesos –que equivale a que cada mexicano debe 76 mil pesos-, y una economía estancada.

En este contexto depresivo, es de apreciarse ver cómo el grupo parlamentario de Acción Nacional en la Cámara de Diputados, encabezado por Marko Cortés, está haciendo un verdadero esfuerzo, proponiendo desde el Poder Legislativo, ajustes a la Ley de Ingresos y al Presupuesto de 2017, para reactivar la economía y ahorrar fondos en beneficio de los ciudadanos.

El conjunto de medidas que el PAN está planteando tiene como uno de sus platos fuertes el ahorro de hasta 200 mil millones de pesos del gasto público, al reducir en un 20% lo presupuestado bajo el concepto de servicios personales en gobierno, buscando austeridad y equilibrio.

Pero también es una línea fuerte, por supuesto, poder reinstaurar la deducibilidad del 100% en varios rubros, lo cual podría representar un gran beneficio para los trabajadores, de manera que puedan defenderse y sortear la crisis, logrando una mejoría inmediata en la economía familiar.

Además de esto, se propone poder deducir los gastos médicos y lo correspondiente a adquisición de vivienda, lo que significa un remanso de paz para los atribulados ciudadanos mexicanos que cada día tienen actualmente que afrontar el pago de impuestos, pero no ven por ningún lado cuál es el beneficio de hacerlo: nadie tiene claro en qué se están invirtiendo los nuevos impuestos, y esto genera amplias molestias e inconformidad en la población.

Es decir, tal vez el gobierno es mejor que a inicios del sexenio para recaudar impuestos, más eficiente, pero lo es de forma inútil, porque el dinero que ha recaudado lo malgasta, lo derrocha, y no se aprieta el cinturón, conservando sueldos elevados y gastando en superficialidades, mientras el impacto de la crisis económica es desplazado directamente al bolsillo de los ciudadanos.

Al mismo tiempo que los ciudadanos nos sentimos acosados por el cobro de impuestos, perseguidos, percibimos grandes derroches del gobierno federal, gastos que a todas luces son innecesarios y que en nada ayudan a la población a desarrollarse económicamente.

Como ejemplo basta recordar los muchos viajes presidenciales, en los que las comitivas son demasiado amplias, mucho más de lo razonable, y además, de tales viajes no se desprenden resultados para el ciudadano de a pie.

Otro punto importante para Acción Nacional es buscar que se pueda instaurar una tasa general de 28% al Impuesto Sobre la Renta (ISR), lo cual representaría una mejoría notoria y pronto se reactivaría parte de la economía a través de nueva generación de empleos y captación de inversiones.

Mientras por un lado se le ha dado un voto de confianza al nuevo secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien asumió su puesto hace pocos días, la propuesta presupuestaria del gobierno federal para 2017, que dejó el saliente Luis Videgaray, parece tener algunos renglones torcidos y con dedicatoria para algunos estados, como Veracruz, en donde llegó la alternancia al gobierno estatal por vez primera, con Miguel Ángel Yunes Linares.

Por ejemplo, el diputado Enrique Cambranis ha denunciado que el gasto programable del gobierno federal para Veracruz ha sido recortado en 20 mil millones de pesos, afectando con ello gravemente el desarrollo social y obras de infraestructura.

El Fondo Metropolitano para Veracruz, que en 2016 obtuvo 154 millones de pesos, en el proyecto para 2017 la reducción ha sido total, con lo que se afectaría la construcción de infraestructura, y con ello se golpea la generación de empleos en la zona comprendida por los municipios de Veracruz, Xalapa, Córdoba, Orizaba, Coatzacoalcos, Poza Rica, Minatitlán y Acayucan.

Asimismo, lamentó Cambranis, se está dejando sin impulso algo tan importante como el turismo, y más cuando la inseguridad ha causado estragos y urge una reactivación de los enclaves principales a nivel estatal. Los hoteleros locales señalan que la ocupación reciente ha bajado hasta quedar en sólo un 30%, debido a la falta de apoyos y a las crisis de seguridad continuas que ha sufrido el estado en manos de un gobernador como Javier Duarte.

Twitter: @raultortolero1